Desde la Plaza Mayor, hacia el sur, un arco se abre a la Plaza del Corrillo, un evocador vestigio de arquitectura popular castellana, cortejado por la Iglesia de San Martín. Antiguamente llamada «Corrillo de la yerba», era una isleta de hierba alta que servía como zona de pasto a los animales que vivían en el centro urbano. La tradición estableció que la hierba alta se justificaba al ser la frontera entre ael bando de San martín y el de San Benito, una «zona de nadie» que los salmantinos no se atrevían a cruzar ni a pisar.

salamanca 107 - plaza del corrillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad