Ourense

Los remotos orígenes de Ourense se remontan a la época romana, cuando era un núcleo de gran importancia gracias a su idoneidad para cruzar el río Miño. De esta época data el Puente Viejo, reconstruido en numerosas ocasiones pero sin dejar de ser un referente de la ciudad.

Sus calles, plazas y jardines forman un conjunto lleno de monumentos y edificios históricos, de los que cabe destacar la Iglesia de San Francisco, los templos de la Trinidad, Santa Eufemia, Santa María la Madre y el antiguo Palacio Episcopal.

Otro elemento característico de la ciudad son las fuentes termales conocidas como Burgas, cuyas aguas pueden alcanzar temperaturas que rondan los setenta grados centígrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad