Laredo

Situado junto a una de las bahías más espectaculares del Cantábrico, Laredo es uno de los principales enclaves turísticos de Cantabria. En el Laredo actual se distinguen tres zonas: la Puebla Vieja, el primer Ensanche y la prolongación de éste hasta el Puntal. Lo más recomendable es comenzar el recorrido por la Puebla Vieja y el Arrabal, declarados conjunto histórico-artístico en 1970. Se trata de la parte más antigua de la villa, de origen medieval. En esta zona aún se conservan restos de sus antiguas murallas, y es aquí donde se encuentra la iglesia de Santa María de la Asunción, del siglo XIII con posteriores añadidos. A los pies de Santa María se dispone la Puebla Vieja, configurada alrededor de tres rúas de este a oeste: San Martín (donde se encuentra la iglesia más antigua de la villa), Enmedio y Ruayusera, y otras tres de norte a sur: Ruamayor, Carnicerías Viejas (hoy San Marcial) y Santa María. En ellas se alternan edificaciones de carácter popular con otras nobles, tanto civiles como religiosas, de la época medieval y moderna, dando lugar a uno de los conjuntos históricos más extensos de la región.

La Puebla Vieja conserva intacta en su trama de rúas paralelas y perpendiculares la atmósfera de antaño, entre fachadas anónimas y otras vinculadas a los grandes linajes de los siglos XV-XVIII, como las de Palacio de Zarauz, la Casa de la Familia Pelegrín, el Convento de San Francisco o la Casa de los Alvarado.

Sus calles se presentan hoy muy concurridas, animadas por los pequeños comercios, restaurantes y tabernas. La zona del Ensanche se sitúa entre la puebla y el puerto pesquero, y en él destacan edificios públicos como el mercado, obra del arquitecto Eladio Laredo, o el centro cultural Doctor Velasco, de J. Rucoba. Al norte, junto al puerto, se encuentra la boca de un túnel que pasa bajo el monte de la Atalaya, hoy acondicionado como paseo que lleva a un precioso mirador.

Un paseo maríticmo a lo largo de la playa Salvé discurre frente al segundo gran ensanche en el que se concentran los hoteles y zona residencial. Al final, en el Puntal, se encuentra el Club Náutico, para recordarnos, una vez más, el carácter eminentemente marinero que Laredo ha tenido y tendrá siempre.

Fecha destacada en el verano laredano es el último viernes de agosto, en el que tiene lugar la celebración de la Batalla de las Flores, fiesta de interés turístico nacional.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad